LIDERAZCO EMOCIONALMENTE 
INTELIGENTE

¿Qué tipo de líder eres? ¿Qué liderazgo ejerces en tu equipo? ¿obtienes resultados por autoridad o por compromiso de tus colaboradores?

LIDERAZGO CONSCIENTE Y EMOCIONAL

Sigue contándome sobre ti….

Las respuestas a estas preguntas hablan sobre el tipo de líder que eres.

Las variables emocionales del líder son las que van a marcar la diferencia porque no es posible liderar bien a un equipo sin aprender a liderarte bien a ti mism@.

Un líder consciente y emocionalmente inteligente conoce cuáles son sus fortalezas y sus áreas de mejora, sabe cómo regular sus emociones para responder en lugar de reaccionar, conecta con sus necesidades y las de las personas con las que trabaja, se compromete plenamente y logra un potente sentido de pertenencia y compenetración en sus equipos.

Y, con tu equipo….

¿Cual dirías que su grado de implicación? ¿Cómo les comprometes?

¿Qué tipo de conflictos existen entre sus miembros? ¿Cómo los resuelves?

¿Cuál es su grado de motivación? ¿Cómo les motivas?

¿Cómo es vuestra comunicación?

¿Cómo contribuyes a crear un clima emocionalmente saludable?

Un líder consciente conecta y moviliza la energía del equipo creando un clima emocional que favorezca vivir las experiencias importantes en cada momento. Trabaja con cada uno de sus colaboradores en su desarrollo individual potenciando su rendimiento. Se responsabiliza de los errores, y aprende de ellos, considerándolos parte del proceso en el camino hacia la consecución de resultados.

Cómo beneficia a tu empresa desarrollar el liderazgo consciente:

  1. Un líder consciente Identifica la Visión de la organización, la comprende y sabe cómo transmitirla con claridad para definir los objetivos y alcanzar los resultados.

  2. Utiliza la competitividad de forma positiva para promover relaciones laborables ecológicas y sostenibles, reduciendo los conflictos interpersonales al promover la colaboración, la flexibilidad, la comunicación, y priorizando el rendimiento grupal más allá de las contribuciones individuales.

  3. Facilita el crecimiento personal y profesional de los empleados, promoviendo el desarrollo de nuevas competencias, atrayendo y reteniendo el talento.

  4. Influye y es un referente que empodera a sus equipos, aumentando su motivación como palanca para aumentar su satisfacción laboral.

  5. Incrementa la productividad. Cuando un equipo se siente comprometido y motivado se implica más, y de esta forma disminuye la rotación, y el absentismo laboral.